lunes, 27 de abril de 2015

¿Por qué Aníbal Fernández miente?

 
¿Qué busca Aníbal Fernández cuándo miente descaradamente aún a sabiendas de que será desmentido en minutos y sumará un nuevo ridículo a su desvergonzada trayectoria política?

La pregunta resulta sumamente pertinente a raíz de lo acontecido ayer luego del cierre de mesas en la elección Capitalina. Pudimos ver en todos los canales de televisión a Aníbal Fernández asegurando que el FPV era la segunda fuerza política detrás del PRO, y que le sacaba varios puntos de ventaja a ECO.

En sus afirmaciones no había lugar a dudas, a pesar de que los resultados oficiales aún no se habían publicado. Luego, una vez que la verdad fue evidente para todos, mencionó el Jefe de Gabinete de Ministros, de quién depende el Ministerio del Interior, que sus datos de boca de urna "resultaron equivocados".

 Aníbal mintió descaradamente como en casi todas sus afirmaciones públicas. Es un mentiroso profesional, y ahí radica su principal virtud para ocupar el cargo que ocupa en un gobierno cuyo poder político se sostiene en el relato, es decir, en la mentira sistemática.

 Ahora, ¿Por qué miente Aníbal sabiendo que en minutos será desmentido? La respuesta a este interrogante está relacionada con el sector social a quien va dirigida su mentira y que representa el sostén del modelo “nacional y popular”. Es un sector de la población argentina constituido en su mayoría de buenas personas, ni peores ni mejores que otros sectores, pero que por diversas razones han elegido vivir en la mentira y a la cual poco les importa la verdad, posiblemente porque la misma les resulta irresistible y entonces prefieren negarla a enfrentarla.  Aníbal y los perversos comunicadores del aparato de propaganda K lo saben y por eso, al igual que otras experiencias autoritarias, lo aprovechan para sostener su caudal de votos. “Quieren relato y Aníbal se los da”, diría el convicto Fariña.

 Es un tema que debe ser explicado desde la sociológica y la psicología social y no tanto desde la política o la economía.  Entender esto es fundamental para comprender qué nos pasa como sociedad y por qué en lugar de desarrollarnos nos sub-desarrollamos cuando la mentira saca el 54 % de los votos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada